Aire; Opinión de Juan Carlos Sánchez Magallán

La calidad del aire y su contaminación es un problema mundial, siete millones de personas mueren prematuramente por contaminación atmosférica, siendo el mayor riesgo ambiental para la salud pública al estar expuesta el 92% de la población mundial a los daños del aire contaminado; los más afectados son los niños, las mujeres y los ancianos, produciendo enfermedades como la demencia, la diabetes, el covid-19, las enfermedades cardiovasculares y neurológicas.

Los principales contaminantes del aire son las emisiones de dióxido de carbono emitidos por la combustión del petróleo, el carbón y el gas natural, los automóviles y transportes, los gases producidos por las fábricas, el mal control de la industria ganadera y los incendios forestales de quema de desechos.

La industria petrolera contamina diversos sectores de la naturaleza, afectando gravemente el planeta. El uso de automóviles sigue siendo indispensable para la transportación de personas, bienes y mercancías, siendo los causantes del 18% de la contaminación del globo.

Las fábricas y las grandes industrias suelen ser, en gran medida, responsables de la polución ambiental, sus procesos descuidados suelen permitir prácticas contaminantes, como la quema de combustibles, el petróleo, el carbón, el gas natural. El trabajo constante e inmensamente industrializado de las fábricas lanza grandes cantidades de CO2, de gases de efecto invernadero y de contaminantes residuales para la calidad del aire, como el metano, óxido nítrico y monóxido de carbono, dañando la salud.

Asimismo, la industria ganadera, que crece igual que la población mundial, con su gigantesca producción genera, a lo largo de su desarrollo, grandes cantidades de gas metano proveniente de su estiércol. Esto representa la emisión del 15% de emisiones de efecto invernadero, cantidad muy similar a la del uso de autos particulares.

Sin duda, el petróleo es y ha sido fundamental para el funcionamiento de los aspectos que cubren las necesidades de la vida cotidiana, como el transporte de personas, bienes y cosas, así como la prestación de todos los servicios inherentes a la vida cotidiana de todos los habitantes del mundo.

Son los grandes corporativos multinacionales los generadores de contaminación, sin embargo, nosotros podemos ayudar con acciones personales y en nuestros hábitos de consumo. El uso de la bicicleta o la caminata, el uso de transporte colectivo y procurar usar el auto de manera colectiva, cambiando al uso de autos híbridos o eléctricos, pues ésa será la solución en gran medida.

Por otro lado, este año se han registrado las más altas temperaturas, como la de 2019, el cambio climático sigue afectando a todo el mundo, sigue alterando las economías nacionales y la vida del género humano, las especies animales y vegetales, de ahí que los sistemas meteorológicos sean cada vez más extremos.

El acuerdo de París aprobado en 2015 para mitigar los efectos del cambio climático fue ratificado por 175 países; son las naciones desarrolladas quienes continúan movilizando los mayores recursos para las acciones de mitigación. Los Estados Unidos de Norteamérica aprobarán el mayor presupuesto ejercido desde la Segunda Guerra Mundial para recuperar la economía, el cambio climático y detener su inflación.

En éste se contemplan unos 800 mil millones de dólares para invertir en energías renovables; 200 mil millones para garantizar cupos escolares gratuitos para niños de 3 y 4 años; 109 mil millones para financiar 2 años de gratuidad en los centros educativos superiores comunitarios de EU; 225 mil millones para el programa de licencias médicas y familiares con pago; 115 mil para infraestructura de puentes y autopistas; 100 mil para mejorar el acceso a internet en cada casa.

Qué bien por este esfuerzo presupuestario, lo paradójico es seguir alentando la industria de la guerra en Ucrania junto con la Unión Europea. ¿O no, estimado lector?

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!