Alertan por muertes postCOVID a causa de secuelas posagudas de la enfermedad

Advierten complicaciones distintas a las respiratorias hasta un año después de padecer el virus

La Secretaría de Salud advirtió del riesgo de fallecimiento por complicaciones distintas a las respiratorias o cardiovasculares durante los 12 meses siguientes de padecer la COVID-19, por secuelas posagudas de la enfermedad.

Indicó que el riesgo de muerte es hasta de 233 por ciento mayor, comparado con aquellos que no lo padecieron.

Además, se ha identificado un mayor riesgo de padecer síntomas postCOVID en aquellas personas que tienen diabetes mellitus tipo 2, una alta carga viral, presencia en la sangre (viremia) del virus de Epstein Bar y la detección de autoanticuerpos en sangre.

Datos del informe Técnico Diario COVID-19 México al 13 de julio, indican que el sector salud ha confirmado seis millones 338 mil 991 casos.

La tasa de casos activos por 100 mil habitantes la encabeza la CDMX, una de las más pobladas, con 57 mil 989, seguido por Colima, con tres mil 152; Baja California Sur, con dos mil 969; Quintana Roo, con 4 mil 111, y Sinaloa, con ocho mil 875 enfermos.

En el Boletín Epidemiológico de la Dirección General de Epidemiología, se documenta cierta sintomatología crónica que pudiera estar relacionada con el aumento de riesgo de defunción, como fibrosis pulmonar o miocárdica, arritmias, miocarditis, disautonomías, cefalea, disautonomías, ansiedad, depresión, alteraciones del sueño y síndrome de estrés postraumático.

Además, disminución de la tasa de filtrado glomerular –la cual puede requerir terapia de reemplazo renal–, cetoacidadosis diabética, tirotoxicosis clínica, tiroiditis de Hashimoto, enfermedad de Graves, e incluso, alteración de la microbiota intestinal.

Alejandro Macías, infectólogo y ex comisionado nacional contra la influenza, señaló que las secuelas ocurren cuando hay un daño permanente en algún órgano.

Precisó que si al salir de la enfermedad continúan algunos síntomas y los estudios no reflejan un problema, hay que ir con un especialista.

“Si alguien se siente cansado, con dolores, a veces con dificultad para respirar, pero los estudios salen normales, en esos casos lo que se necesita es ayuda profesional, consultar a un infectólogo o un internista”, explicó.

El Heraldo de México

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!