Así, Anne le ganó a ocho actrices el papel de Andy en ‘The Devil Wears Prada’

Please log in or register to like posts.

El 30 de junio de 2006, a la pantalla grande llegó una peli que transformó la visión de los entretelones del mundo de la moda; el elenco era el ideal: la encumbrada Meryl Streep encarnó a la implacable editora de la revista Runway, ‘Miranda Priestly’, y sus dos asistentes eran Anne Hathaway (‘Andy Sachs’) y Emily Blunt (‘Emily’).

Las sorpresas de la película fueron varias, la adaptación de la novela ‘The Devil Wears Prada’ de Lauren Weisberger demandó de sus protagonistas un trabajo extra, Meryl se empapó del ‘fashion universe’ y casi «improvisó» con todo lo que estudió, el diálogo en el que le da cátedra a ‘Andy’ acerca del azul cerúleo y su llegada a las pasarelas.

Hoy sería impensable que alguna otra actriz diera vida a estos roles, pero en el arranque de la producción uno de los pilares que sostiene la trama, Anne no fue la primera opción para encarnar a ‘Andrea’, fue nada menos que la novena, así lo reveló durante su visita virtual al programa de ‘RuPaul Drag Race’.

«No importa quien sea, aún me sale urticaria (por los nervios antes de aparecer ante la gente)», compartió divertida Hathaway, quien también aceptó que contrario a lo esperado, «me pone muy nerviosa hablar en público», por lo que usó su fórmula para calmarse cuando esto le sucede: arreglarse el pelo.

La pregunta fue muy específica para que llegara la esperada revelación: «¿Has peleado con uñas y dientes por algún personaje?», a lo que más seria Anne respondió: «¿Cuánto tiempo tienes (para platicar)?». Y aseguró que ha tenido que luchar por muchos de los papeles que ha obtenido en su carrera pero por uno más en particular.

En ‘The Devil Wears Prada’, contó: «Fui la novena elección (del director David Frankel), pero al final lo obtuve, así que lo que tienen que hacer es luchar, mantenerse y nunca rendirse», expresó, con un baile de la victoria, Hathaway ante los participantes que estaban incrédulos por la información.

La revelación no quedó tan sólo en la trama que la hizo favorita de millones, también aconsejó a un participante cuál es la mejor forma de «morir» en un musical, tomando en cuenta que ella ganó un Oscar en uno de los papeles más icónicos con ese desenlace en ‘Les misérables’.

«Trata de no estornudar [risas] (…) No lo sé, trata de hacer el mayor ruido posible antes de irte», les aconsejó. Otra de sus aportaciones para los chicos fue darles la forma en la que ella supera el hecho de no haber obtenido un rol que realmente quería: «Te robas el show de cualquier forma».

«Busca la forma de hacer lo más profundo que puedas, encuentra la diversión y asegúrate de que tú serás ese actor al que (el staff) recordará», agregó. En cuanto a los acentos fue más reflexiva: «Hay que recordar que no estás interpretando una forma especifica de hablar, sino a una persona».

Su fórmula es encontrar a «ese ser humano que te recuerda a tu personaje, porque tiene el mismo acento, eso lo hará muchísimo más divertido y creíble», les compartió a los chicos. La actriz no quiso despedirse sin aceptar que ama el arte drag porque es «una acto transgresor de felicidad».

Aseguró que Ru ha logrado que la línea de lo que la gente acepta como que está bien, gracias a la contribución de ella al mundo, se ha hecho mucho más amplia: «Mientras más aterrizados en el amor estemos y nos aceptemos los unos a los otros, somos mucho mejores y más humanos», finalizó Anne.

Revista Quién.

Deja una respuesta