China, con cero tolerancia contra el Covid-19; amplía confinamientos por Ómicron

Las autoridades utilizan campos de cuarentena para aislar a la población ante cualquier sospecha de contagios

El régimen chino, que encabeza el presidente Xi Jinping, sigue apostando por una política de cero tolerancia contra el coronavirus. Ante la llegada de Ómicron amplió sus confinamientos en campos de cuarentena y su número de test para detectar positivos.

Los contagiados o sospechosos deben transitar al aislamiento en centros especialmente creados por el gobierno, pero hay denuncias sobre las condiciones dentro de los campos, cuyo costo corre por parte de los propios confinados.

Según el diario The Sun, las autoridades chinas allanan hogares en la noche y obligan a la gente a subir a los autobuses que los llevan a los campos de cuarentena, bajo el cierre más estricto del mundo.

En redes sociales circulan imágenes de los mega bloques blancos de construcciones prefabricadas que alinean, uno tras otro, pequeños cubículos donde confinan a los ciudadanos. Hay denuncias de niños solos, separados de sus padres.

A partir del momento en que se detectan casos de COVID-19, las autoridades imponen medidas estrictas de confinamiento.

Tras detectar sólo 150 positivos, los 13 millones de habitantes de la metrópolis de Xi’an, en el norte de China, fueron confinados desde hace tres semanas.

Mientras, la ciudad de Tianjin anunció el domingo que aplica pruebas a sus casi 14 millones de habitantes, después de detectar dos contagios locales de Ómicron.

En China, el uso de mascarilla sigue siendo la norma en transportes y en lugares públicos y se requiere pase sanitario para entrar a centros comerciales y oficinas.

Este año será clave para el país, ya que celebra los Juegos Olímpicos de Invierno del 4 al 20 de febrero en Beijing y, en octubre, un congreso político del Partido Comunista de China, que se celebra cada 5 años y en el que Xi aspira a otro mandato.

EN EUROPA

Italia introdujo ayer nuevas restricciones para las personas no vacunadas contra el COVID-19, las cuales no podrán acceder a restaurantes ni viajar en avión dentro del país.

Mientras, la premier de Suecia, Magdalena Andersson, ordenó que las cafeterías, bares y restaurantes cierren a las 11:00 de la noche, instó a la población a trabajar desde casa y dijo que las clases a distancia son una opción.

El Heraldo de México

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!