Contagios de COVID en China ‘se disparan’ y hasta los peces pasan por pruebas

Las autoridades de Xiamen evalúan a pescadores y sus capturas en busca del virus.

Los casos de COVID-19 en China aumentaron a un máximo de tres meses, impulsados por un brote que empeora en la provincia tropical de Hainan y que se ha convertido en el más grande del país desde que se cerró Shanghái en la primavera.

El creciente número de infecciones también causó alarma en otros lugares, con cientos de vehículos atrapados en una carretera estatal en el Tíbet después de que una provincia vecina se negara a permitir la entrada de más viajeros de la región más afectada. Mientras tanto, las autoridades de la ciudad costera de Xiamen comenzaron a evaluar a los pescadores y sus capturas diarias para detectar el virus por temor a que se esté propagando a través del comercio ilegal.

Se informaron 3 mil 424 infecciones en China el miércoles, frente a las 2 mil 888 del día anterior. Del total, 2 mil 18 estaban en la provincia de Hainan, frente a mil 663, ya que la transmisión continúa a pesar de un cierre de dos semanas en la mayor parte de la isla. Tíbet agregó 228 casos locales hasta este jueves por la tarde.

El brote en Hainan, apodado el Hawái de China, se concentra en la ciudad turística de Sanya, que reportó mil 231 casos el miércoles. Ha construido cuatro hospitales de campaña desde el 16 de agosto, proporcionando más de 7 mil camas. Más de dos mil trabajadores médicos de Shanghái, Shandong, Guangxi y otras provincias han sido enviados a Hainan para ayudar con el esfuerzo.

El zar del covid de China y un viceprimer ministro, Sun Chunlan, llegaron a Hainan el 13 de agosto para orientar los esfuerzos de control, como lo ha hecho con otros puntos críticos en todo el país. Ella dijo que la provincia necesitaba intensificar sus instalaciones de tratamiento y cuarentena, y cortar la transmisión comunitaria.

El viaje subraya la gravedad del brote en la región y la preocupación de Beijing sobre la capacidad de Hainan para manejar el virus. Se encuentra en una situación particularmente peligrosa, tratando simultáneamente de contener el virus localmente y garantizar que no se lleve a casa con los visitantes que se van.

Sun también pidió a las autoridades que ayudaran a los 150 mil uristas varados en la isla, algunos de los cuales comenzaron a protestar después de estar encerrados durante más de 10 días. El aeropuerto de Sanya reanudó sus operaciones el lunes, aunque hubo algunas interrupciones. Hubo largos tiempos de espera y la disponibilidad fue inestable, con algunos vuelos cancelados, según los turistas que todavía intentaban salir de Sanya.

El Financiero

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!