¿Cuál es el origen del conflicto entre Afganistán y los talibanes?

Kanduz, cuenta con una población de 374 mil habitantes, fue la tercera capital de provincia capturada por los talibanes en tres días.

Hace apenas unas semanas antes de que las fuerzas estadounidenses concluyeran su salida de Afganistán, los talibanes aprovecharon la coyuntura y el domingo tomaron Kunduz, una ciudad al norte del país. 

Kanduz, cuenta con una población de 374 mil habitantes, fue la tercera capital de provincia capturada por los talibanes en tres días, y su caída supone un golpe duro para el gobierno afgano. La ciudad, situada en la provincia del mismo nombre, es un centro vital cerca de la frontera con Tayikistán

La campaña militar de los talibanes, que ha durado todo el verano, ha obligado a las fuerzas gubernamentales afganas a rendirse retirarse de forma generalizada. A finales de julio, el grupo había tomado el control de la mitad de los aproximadamente 400 distritos del país. Las tropas gubernamentales abandonaron decenas de puestos de avanzada y bases, a menudo abandonando armas y equipos. En muchos casos, se rindieron sin luchar, a veces tras la intercesión de los ancianos del pueblo enviados por los talibanes.

¿Cómo surge el conflicto entre Afganistán y los talibanes? 

Afganistán es un país marcado por la guerra y los conflictos internos, que hoy luchan por salir adelante y alcanzar la paz con los talibanes; sin embargo, estos están arrasando con varios distritos en todo Afganistán y se han apoderado de varios puntos de control fronterizos en las últimas semanas, mientras que Estados Unidos retira sus últimas tropas después de 20 años de presencia en el país. 

Pero, volvamos 40 años atrás, desde que todo se truncó en Afganistán. Durante todo este tiempo, el país centroasiático ha aparecido en los medios casi exclusivamente para hablar sobre la infinidad de muertedaño y destrucción que mancha su nombre. 

Al igual que SiriaAfganistán se ha convertido en un lugar de guerra perpetua

Décadas de guerras e invasiones

Todo empezó en 1979, cuando la Unión Soviética, en plena guerra fría, invadió Afganistán para colocar en Kabul a un gobierno comunista afín. Para contrarrestar su ritual, Estados Unidos ayudó y armó a los talibanes. 

Afganistán se convirtió en Vietnam para los soviéticos, como relató la Nobel de literatura Svetlana Aleksiévich en «los Muchachos del zinc»: en 1989, con la URSS agonizando, los soviéticos se marcharon y los talibanes tomaron el control. 

Hasta 2001 tras el atentado del 9/11 en Nueva York, orquestado desde Afganistán, empujó a Estados Unidos a la guerra en el país centroasiático. Veinte años después, con los norteamericanos en retirada, la guerra ni ha parado ni ha forjado. 

Más allá de los talibanes

Talibán en árabe significa ‘estudiante‘, y dicho grupo nació a mediados del Siglo XX en Pakistán como un movimiento de estudiantes islamistas ultraconservadores rigoristas. En la actualidad, los talibanes de Afganistán se constituyen como un emirato asambleario en el que impera la ‘Sharia‘, la ley islámica. 

Es un Estado aparte, con sus impuestos, ejército y tribunales, donde se aplican penas como la lapidación y los latigazos por crímenes como que un mujer hable con un hombre que no es de su familia, dependiendo de si esta mujer está casada o no.

Dentro de su territorio se han movido y han proliferado grupos como Al Qaeda y el Estado Islámico, mismos que han sido un punto clave en las negociaciones con Estados Unidos a cambio de la retirada total de los estadounidenses de Afganistán.

Por su parte, los talibanes prometieron que no permitirán que se planeen atentados yihadistas desde su territorio en otros países, como pasó en el 9/11. Sin embargo, expertos dudan de la palabra de estos insurgentes, que también prometieron a Washington que frenarían su ofensiva contra el Gobierno de Kabul y no solo no lo han hecho, sino que la han acelerado.

Estado Dividido 

Afganistán es un país fallido con un estado dividido. Ahora mismo existen dos gobiernos paralelos en el dicho país: el nacional, en Kabul, la capital, y el de los talibanes. Los insurgentes controlan la mayoría del territorio del país, sobre todo las zonas rurales, y tienen a cerca de 13 millones de personas viviendo bajo su yugo.

El Gobierno afgano, en cambio, se concentra en las ciudades y capitales provinciales, y controla las vidas de 11 millones de personas, cuando el total de la población afgana es de 35 millones. Aparte de estas dos zonas existe una tercera, que es la peor: es la zona en disputa entre el Gobierno y los talibanes. Es aquí donde la guerra se vuelve más violenta, donde los civiles mueren en ataques de uno y otro bando a diario. En esta zona viven nueve millones de personas. 

Unos 2,5 millones de afganos han abandonado el país durante la guerra, refugiados que, en su mayoría, han acabado en IránPakistánTurquía y algunos en Europa.

Muerte y destrucción 

Estos cerca de 42 años de guerra perpetua no solo han dejado un país dividido que continua con una guerra y varios millones de refugiados. También han dejado una infinidad de muertes: en la primera guerra, la de los soviéticos, las estimaciones dicen que entre 500 mil personas y un millón murieron a causa del conflicto

La guerra que empezó en 2001 con la invasión estadounidense ha dejado cerca de 150 mil fallecidos, según Amnistía InternacionalEstados Unidos y sus aliados de la OTAN este verano bajan sus persianas afganas y se van; pero la guerra continúa y hasta ahora no se ve cercano un final. 

El Heraldo de México

Más artículos
Arranca operativo estratégico de vacunación contra covid-19 Casa por Casa y Negocio por Negocio
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!