Día de la Independencia de Ucrania: Crece temor a ataque ruso ante fiestas patrias

El Día de la Independencia de Ucrania se celebra el 24 de agosto en honor a la Declaración de Independencia de Ucrania de la RSS en 1991.

En la víspera del Día de la Independencia de Ucrania y de que se cumplan seis meses de la invasión rusa, el nerviosismo en el país iba en aumento el martes ante la posibilidad de que Rusia pueda obtener en objetivos gubernamentales y civiles durante el feriado.

Estados Unidos reafirmó esas preocupaciones cuando su embajada en Kiev emitió una alerta de seguridad que indicó que “tiene información de que Rusia está intensificando sus esfuerzos para lanzar ataques contra infraestructura civil e instalaciones gubernamentales ucranianas en los próximos días”.

Durante un acto por el Día de la Bandera el martes, el presidente, Volodímir Zelenski, hizo hincapié en el desafío en lugar de en la preocupación al izar la enseña.

“La bandera azul y amarilla de Ucrania volverá a ondear donde debe estar por derecho. En todas las ciudades y pueblos temporalmente ocupados de Ucrania”, dijo, incluida la península de Crimea, que fue anexionada por Rusia en 2014.

Durante el fin de semana, Zelenski dejó intuir la amenaza cuando en uno de sus discursos diarios dijo que “debemos ser conscientes de que esta semana Rusia podría intentar hacer algo particularmente desagradable, algo particularmente cruel”.

Las advertencias se produjeron luego de que Moscú afirmó que la inteligencia ucraniana fue la responsable del atentado con un coche bomba que mató a la hija de un destacado filósofo político ruso de derechas durante el fin de semana. Kiev negó su implicación.

Cientos de personas hicieron fila el martes para rendir homenaje a Darya Dugina, de 29 años y que trabajaron como comentarista en una televisora nacionalista rusa, que fallecieron cuando el explosivo a control remoto colocado en su camioneta explotó el sábado en la noche mientras circulaba por las afueras de Moscú.

Se cree que el objetivo del atentado era su padre, Alexander Dugin, un filósofo y teórico político que respalda de forma acerrima la decisión del presidente ruso, Vladimir Putin, de enviar tropas al país vecino. “Vivió por la victoria y murió por la vitoria. Nuestra victoria rusa, nuestra verdad”, dijo Dugin en una ceremonia de despedida.

La sensación de temor que impregna el conflicto armado se centra en parte en la mayor central nuclear de Europa, en Zaporiyia, en el sureste de Ucrania, donde los continuos bombardeos y combates han hecho temer una catástrofe nuclear.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, advirtió el lunes en la noche sobre una amenaza nuclear general, especialmente desde que Rusia aludió a su enorme arsenal nuclear al comienzo de la guerra.

Guterres pidió el lunes que cese el “ruido de sables nucleares” y dijo que el mundo está en un “momento de máximo peligro” y que todos los países con armamento nuclear deben comprometerse a “no ser los primeros en usarlas”.

Esto no impidió los bombardeos cerca de Zaporiyia en la madrugada del martes. El gobernador de la región, Valentyn Reznichenko, destacó que las fuerzas rusas dispararon sobre Marhanets Nikopol, en la orilla derecha del río Dniéper, continuando con semanas de incesantes ataques nocturnos.

Por otra parte, el destino de los prisioneros de guerra ucranianos también despertaba preocupación. La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se mostró “preocupada por los grupos de que la Federación Rusia y los armados afiliados en Donetsk están planeando — posiblemente en los próximos días — juzgar a los prisioneros de guerra ucranianos” . Bachelet agregó que se habla de un “tribunal internacional”, pero señaló que no se garantizaría el debido proceso ni un juicio justo.

En medio de la muerte y la destrucción, se coló un pequeño resquicio de luz. Las ligas de fútbol profesiones se suspendieron en febrero, pero la nueva temporada de la liga comenzó el martes en Kiev.

El Estadio Olímpico albergará el primer choque, entre Shakhtar DonetskMetalist 1925 de Járkiv, dos equipos de ciudades orientales que están luchando por su propia existencia.

En las gradas del estadio, con capacidad para 65 mil espectadores, no habrá aficionados para presenciar el juego que arrancará a las 13:00 horas, y los jugadores deberán correr a resguardarse en refugios antiaéreos si suenan las sirenas.

“Los equipos y los jugadores estarán orgullosos de este evento”, dijo el capitán del Shakhtar, Taras Stepanenko, el lunes en una entrevista telefónica.

EL Heraldo de México

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!