El Senado aprobó la adhesión de la Guardia Nacional al Ejército mexicano

La iniciativa de AMLO se turnó al Ejecutivo Federal para los efectos constitucionales

El Senado de México aprobó en lo general, con 71 votos a favor, 51 en contra y una abstención, los artículos no reservados del dictamen que reforma cuatro leyes en materia de Guardia Nacional. La votación se realizó durante la madrugada del 9 de septiembre de 2022 durante la sesión vespertina.

Minutos más tarde, aprobaron con 69 votos a favor, 50 en contra y dos abstenciones los artículos reservados, en los términos del dictamen que reforma cuatro leyes en relación con la Guardia Nacional, por lo que fueron aprobadas en lo general y particular las reformas, adhesiones y derogaciones en materia de seguridad pública de las siguientes:

  • Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.
  • Ley de la Guardia Nacional.
  • Ley Orgánica del ejercito y la Fuerza Aérea.
  • Ley de ascensos y recompensas del Ejército y Fuerza Aérea.

La discusión en el senado

Durante la discusión, el senador Julen Rementería del Puerto, del Partido Acción Nacional, intentó retirar el dictamen para realizar una discusión de manera profunda durante un Parlamento Abierto, pero fue rechazada por sus compañeros de curules con un total de 65 votos en contra y 49 a favor.

Por su parte, la ex secretaria de Gobierno y senadora, presidenta de la Comisión de Justicia, Olga Sánchez Cordero, aseguró que se trata de una reforma que le dará claridad a la línea disciplinaria y facilitará el ejercicio del mando, con el objetivo de enfrentar el problema de la seguridad en México.

Advirtió en este sentido que no se tratará de un «chaque en blanco» para los miembros de la Guardia Nacional, pues el Senado será el encargado de analizar, aprobar y darle un seguimiento puntual a la estrategia del cuerpo policial durante los próximos meses.

El senador Rafael Espino de la Peña, por su parte, secundó los dichos de Sánchez Cordero y agregó que se trata de una forma de las acciones concretas del Estado para «combatir y abatir los altos índices de inseguridad del país»; Aseguró que la iniciativa está encaminada a «salvaguardar la vida, libertades, integridad y patrimonio de las personas».

En este sentido, el  presidente de la Comisión de Estudios Legislativos indicó que se trata de un «reconocimiento del Ejecutivo federal para ajustar la estrategia de la seguridad pública«.

Sin embargo, la senadora Claudia Edith Anaya Mota del Partido Revolucionario Institucional advirtió que «el proyecto es inconstitucional y desvirtúa el propósito fundacional de la Guardia Nacional». Aseguró en este sentido que no solo se están traicionando los acuerdos del Senado, también su lucha histórica.

A las críticas se sumó también la de Clemente Castañeda del Movimiento Ciudadano, quien la reconoció como una reforma «inútil», y señaló que no servirá a la sociedad, ni tampoco cumplirá con el cometido de fortalecer a la corporación, pues al contrario, se está desnaturalizando de su objetivo original.

En favor se sumaron el senador Manuel Velasco Coello del Partido Verde Ecologista de México, el senador Alejandro González Yáñez del Partido del Trabajo, así como la senadora Sasil de León Villard del Partido Encuentro Social, aliados del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Sin embargo, se añadieron otros dos en contra de la propuesta venida desde el propio Palacio Nacional, pues Juan Manuel Fócil Pérez del Partido de la Revolución Democrática pidió votos por «la congruencia política para evitar la militarización», mientras que el senador del grupo parlamentario Plural, Emilio Álvarez Icaza aseguró que se trata de una medida para que la Guardia Nacional participe en el desfile del 16 de septiembre.

El Heraldo de México

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!