En Europa, aíslan a los no vacunados

Ante la ola de desinformación, la OMS aclaró que no hay posibilidad de que los antídotos tengan relación alguna con problemas de infertilidad o impotencia sexual

Ante la nueva oleada de coronavirus, Europa está tomando medidas drásticas contra aquellos que por voluntad no recibieron las inmunizaciones contra el COVID-19, como una presión para que acepten recibir las inyecciones y tratar de tener una Navidad segura.

Europa es actualmente la única región donde están aumentando los decesos por coronavirus, en el resto del mundo los fallecimientos están estables o a la baja.

Entre las medidas más drásticas está la aplicada por el gobierno de Austria, que se convirtió en el primer país en ordenar un confinamiento de tres semanas para los no inmunizados; en total unos dos millones de personas se ven afectadas por la medida, sólo pueden ir a trabajar y comprar alimentos. Su paso por cines y restaurantes está prohibido.

Eslovaquia, una de las naciones de la Unión Europea con menor tasa de vacunación (45%) alista restricciones ante el aumento de las infecciones diarias por coronavirus, los no inmunizados no podrán ingresar a establecimientos no esenciales, como gimnasios, centros comerciales y eventos deportivos.

Sí se les permitirá acceder a sus trabajos, siempre y cuando presenten pruebas antiCOVID negativas, lo que también implica un golpe a su bolsillo.

En Países Bajos, los legisladores antivacunas tienen prohibido participar en debates y votar en las sesiones; no tienen derecho a recibir su salario.

Alemania, donde se esperan hasta 400 mil infecciones por día este invierno, advirtió de una epidemia de los no vacunados y analiza más restricciones contra ellos, como solicitar comprobante de inmunización o prueba negativa para usar el transporte público.

En el país sólo dos tercios de la población está completamente inmunizada, la coalición que está por formar gobierno propone medidas estrictas como las de Austria.

La ciudad de Nueva York permitirá que multitudes se reúnan en Times Square durante la noche de Año Nuevo para recibir el 2022, pero sólo si están completamente vacunados contra el coronavirus.

En Italia, desde hace un mes es obligatorio recibir la inoculación antiCOVID para poder trabajar, tanto en el sector público como en el privado o de lo contrario hay que presentar test negativos constantemente.

Y en Francia, los espacios cerrados de los restaurantes son exclusivos para los inmunizados, los no vacunados deben presentar prueba negativa para acceder a las terrazas.

De acuerdo con el premier británico, Boris Johnson, en un futuro cercano la tercera dosis de inmunización significará la pauta completa de vacuna.

Ante la ola de desinformación difundida por grupos antivacunas sobre las inmunizaciones antiCOVID, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aclaró que no hay posibilidad de que éstas tengan relación alguna con problemas de infertilidad o impotencia sexual.

“Son rumores totalmente desprovistos de fundamentos, que no responden a la lógica de los mecanismos biológicos”, explicó Joachim Hombach, experto de la OMS.

Hasta ahora, el órgano de la ONU ha avalado las dosis de Pfizer/BioNTech, Moderna, Johnson and Johnson, AstraZeneca, Sinovac, Sinopharm y Covaxin.

Por lo pronto, con decenas de miles de manifestantes en Viena, disturbios en Holanda y escenas de saqueo y vandalismo en las Antillas francesas, las protestas contra las medidas antiCOVID emprendidas por los gobiernos se van endureciendo en todo el mundo.

La Policía holandesa detuvo a más de 30 personas en La Haya y otras localidades, tras una “orgía de violencia” la noche anterior en una protesta contra las restricciones.

Mientras, unas 35 mil personas protestaron ayer en Bruselas en contra de las medidas que el gobierno impuso para enfrentar el reciente repunte de casos de COVID-19. Hay 40 detenidos. 

El Heraldo de México

error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!