¿Era león o no? Profepa dice sí, pero incinera el cuerpo sin necropsia

Un supuesto león africano fue hallado en días pasados en la alcaldía Iztapalapa, las autoridades insisten en que sí era un felino, pero algunas personas creen que era un perro grande

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), terminó incinerando el cadáver del león africano que apareció tirado en calles de la Alcaldía Iztapalapa, al oriente de la Ciudad de México, sin practicarle la necropsia correspondiente, lo que hubiera puesto fin a las dudas y cuestionamientos sobre la posibilidad de que se tratara de un perro de talla grande.

La decisión de la Profepa genera más especulaciones que certezas sobre el ejemplar abandonado en la vía pública, cubierto de cal, recogido el pasado 18 de febrero por la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

De acuerdo con documentos obtenidos a través de la Ley de Transparencia, la autoridad ambiental no cuenta con resultados de la necropsia, debido a que el león Africano se encontraba en un estado de descomposición y putrefacción muy avanzado, después de que fue trasladado a su delegación en la Zona Metropolitana del Valle de México.

«Presentando además lisis de tejidos internos y externos, con desprendimiento del pelo de la piel, no presentaba ya los ojos; parte del hocico y belfos se observaron carcomidos y se notó la presencia de larvas de mosca y nematodos desintegradores de materia viva», señala el oficio de respuesta.

A decir de la Profepa, estas condiciones del animal «implicaban un riesgo sanitario, un foco latente de infección y contagio de enfermedades y posibles zoonosis, que ponían en riesgo la integridad física y de salud del personal actuante».

«Al no existir una fosa sanitaria en estas instalaciones, se determinó que el cadáver debía ser incinerado, por lo que en fecha 19 de febrero del año en curso, se procedió a su traslado a un crematorio de manera inmediata, levantando las actas correspondientes», explicó.

En un anexo entregado a Excélsior, se incluye el «Informe Técnico» sobre el caso, firmado por Alejandra Valadez Quintanar, subdelegada de Inspección y Vigilancia de Recursos Naturales de la Profepa, donde insiste que después de hacer una revisión exhaustiva al animal, se determinó que se trataba de un león africano.

«En fecha 19 de febrero se llevó a cabo la revisión exhaustiva del cadáver, constatando que se trataba de un ejemplar de león africano (Panthera leo), macho, juvenil, dadas sus características morfológicas a simple vista, como son forma de esqueleto, tamaño de cabeza, cuerpo, patas, cola, así como la estructura de sus garras, tipo de pelaje», detalla el reporte.

De acuerdo con la Profepa, el acta circunstanciada y la constancia de cremación del ejemplar, quedó integrada al expediente administrativo número PFPA/39.3/2C.27.3/00012-21/FA.

Excélsior

error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!