Escasez de alimentos será el siguiente desastre mundial, afirman expertos

Los países más afectados serán los que están en vías de desarrollo

La ONU anunció este lunes la creación de un equipo de crisis para tratar de responder al impacto que la guerra en Ucrania está teniendo en los mercados globales de alimentos y energía, un problema que amenaza la vida de millones de personas en países en vías de desarrollo, según la organización.

«Esta guerra va mucho más allá de Ucrania. También es un ataque contra las personas y países más vulnerables del mundo», aseguró el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en declaraciones a los periodistas.

Guterres anunció la creación dentro de la ONU de un grupo de respuesta a la crisis centrado en el impacto global en alimentos, energía y finanzas y dijo que ha encargado a la vicesecretaria general, Amina Mohammed, que encabece un comité con agencias y otros socios para abordar este asunto.

La guerra podría ser el detonante de la hambruna mundial

Desde el estallido del conflicto, Naciones Unidas y otras organizaciones han advertido repetidamente sobre el impacto que la guerra puede tener en el hambre -dado que Rusia y Ucrania son dos grandes exportadores de cereales- y en la economía de muchos países pobres, como consecuencia del encarecimiento del petróleo y otras materias primas.

Guterres recordó hoy que, ya antes de la guerra, los países en vías de desarrollo estaban sufriendo para recuperarse de la pandemia, con altos niveles de inflación, subidas en los tipos de interés y problemas de deuda acentuados por el encarecimiento del crédito.

«Ahora, su granero está siendo bombardeado», lamentó el portugués, que recordó que Rusia y Ucrania representan entre otras cosas más de la mitad del suministro mundial de aceite de girasol y un treinta por cierto del de trigo.

Sólo Ucrania, apuntó, produce más de la mitad del trigo que usa el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la agencia de la ONU que apoya a países de todo el mundo para combatir el hambre.

Según dijo, hay 45 países de África y otras zonas que importan al menos un tercio de su trigo de Ucrania o Rusia y otros 18 que compran al menos la mitad, entre ellos Egipto, la República Democrática del Congo, el Líbano, Siria, Somalia, Sudán o Yemen. «Tenemos que hacer todo lo posible para evitar un huracán de hambre y un desplome del sistema global de alimentación», recalcó Guterres.

África resiente la guerra 

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, aseguró que la guerra en Ucrania «significa hambre» para África, así como un menor crecimiento y más inflación para el resto de países.

En una mesa redonda virtual junto a otros responsables internacionales de finanzas, Georgieva explicó que la invasión rusa de Ucrania es devastadora para las economías de esos dos países, pero también tiene efectos importantes sobre las de sus vecinos y otros tan lejos como en los continentes africano y americano.

«Diciéndolo de forma simple: una guerra en Ucrania significa hambre para África«, dijo la directora gerente del Fondo, apuntando al hecho de que Rusia y Ucrania están entre los cinco mayores exportadores de trigo del mundo, además de ser grandes productores de fertilizantes, maíz y aceite de girasol, entre otros.

Para países con economías menos frágiles que las africanas -en América Latina, Asia e incluso Europa y EE.UU.-, la guerra quizá no vaya a implicar un aumento del hambre directamente, pero sí menos crecimiento y más inflación, en un contexto en que los precios ya se encuentran disparados a raíz de la pandemia de covid-19.

El Heraldo de México

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!