Jefe de la OMS es reelecto para segundo mandato al frente del organismo

El doctor etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, de 57 años, cuya primera gestión estuvo marcada por la pandemia de covid-19, figuró como único candidato a encabezar la agencia de salud de Naciones Unidas.

El primer africano en dirigir la Organización Mundial de la Salud (OMS), el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, fue reelegido este martes para un segundo mandato, se presenta como un hombre de paz, marcado por una infancia inmersa en la guerra.

Especialista en la malaria, licenciado en inmunología y doctor en salud comunitaria, el doctor Tedros, como le gusta que le llamen, fue ministro de Salud y de Exteriores de su país.

Con 57 años, este rostro familiar de la lucha contra el covid, fue el único candidato a su reelección.

Su mandato, como él mismo lo subrayó recientemente, estuvo marcado por los conflictos en Yemen y Ucrania.

Acostumbrado a ir al frente, visitó los hospitales ucranianos bombardeados.

Mucho más que las pandemias, la guerra socava y destruye las fundaciones sobre las cuales reposan las sociedades antes estables y los conflictos dejan cicatrices psicológicas que pueden demorarse años o décadas en sanarse», dijo hace poco Tedros, para quien ‘la paz es esencial para la salud’.

Es algo que vivió en carne propia.

Soy un niño de la guerra», dijo Tedros en la inauguración de la 75ª Asamblea Mundial de la Salud, que reúne a los Estados miembros de la organización.

Miedo y dolor

Estuve en medio de la guerra cuando era muy joven», contó Tedros.

Cuando su madre escuchaba disparos por la noche «nos hacía dormir bajo la cama (…) con la esperanza de que estuviéramos protegidos si un proyectil caía sobre nuestra casa».

Años más tarde, cuando la guerra resurgió en Etiopía en 1998, «este miedo» regresó cuando les tocó a sus hijos «esconderse en un búnker».

No sólo soy un hijo de la guerra, sino que me sigue a todas partes», consideró.

Su infancia también estuvo marcada por la muerte de un hermano por falta de medicamentos.

Etiopía y Estados Unidos

Tedros es muy apreciado, especialmente por los africanos, por haber hecho que la mirada de la comunidad internacional se volviera más hacia ese continente, especialmente durante la pandemia.

Sin embargo, su propio país le acusó de haber «abusado de sus funciones» tras comentarios sobre la situación humanitaria en el Tigré.

La llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca, que marcó el regreso de Estados Unidos a la OMS, le dio un nuevo impulso tras haber sido atacado constantemente por Donald Trump, que había cortado la financiación a la organización, a la que acusaba de gestionar mal la pandemia.

El tono crítico de Tedros hacia China, que considera que no es lo suficientemente transparente sobre el origen de la pandemia, le ha valido algunas reprimendas de Pekín, pero aún así el gigante asiático apoya su reelección.

Un escándalo de violencia sexual en República Democrática del Congo que implicaba a empleados de su organización le valió una salva de críticas de varios países miembros, que consideraron que su respuesta fue demasiado blanda.

Tras un primer mandato marcado por el covid, que dejó al descubierto los fallos de la OMS, Tedros tendrá que ganar el reto de reforzar la agencia de la ONU, sobre todo para prevenir y gestionar mejor futuras epidemias.

Excélsior

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!