Mujer fue declarada muerta en 2017 y ahora busca que el gobierno ‘la resucite’

El fallo, que puso fin a una demanda por despido improcedente de casi dos décadas, puso la existencia de Pouchain en duda.

Una mujer francesa de 59 años, quien fue declarada erróneamente muerta en una larga disputa con una exempleada, fue a la corte en la ciudad de Lyon para tratar de resucitar su existencia ante el gobierno de su ciudad. 

Jeanne Pouchain de Saint-Joseph, no existe ante los ojos de la administración francesa desde 2017. El tribunal laboral la declaró fallecida, presuntamente, actuando con la información proporcionada por su extrabajadora. 

Muerta desde 2017

Pouchain ha estado tratando de demostrar que está viva desde que un tribunal la declaró muerta en noviembre de 2017, supuestamente basándose en la información proporcionada por una antigua empleada. 

El fallo, que puso fin a una demanda por despido improcedente de casi dos décadas, puso la existencia de Pouchain en duda. Borrada de los registros oficiales, perdió su tarjeta de identificación, licencia de conducir, cuanta del banco y seguro médico. 

Ahora, Jeanne acusa a su antigua empleada de fabricar su muerte para tratar de obtener daños y prejuicios de sus supuestos herederos, su marido y su hijo, después de dos intentos fallidos de demandarla. 

«Es una historia loca», dijo el abogado de PouchainSylavain Cormier, a la agencia francesa AFP. «El demandante alegó que la señora Pouchain estaba muerta, sin proporcionar ninguna prueba, y todos le creyeron. Nadie lo comprobó», añadió. 

La mujer demandó a Jeanne después de perder su trabajo con la compañía de limpieza que le pertenecía cuando perdió un gran contrato en el año 2000

En 2004, un tribunal laboral ordenó a Pouchain que pagara a la mujer más de 14 mil euros en concepto de indemnización por daños y prejuicios, pero como el caso se había presentado contra su empresa y no contra la propietaria, el fallo nunca se aplicó. 

En 2009, la mujer retomó el caso, pero esta vez contra Pouchain directamente, pero este fue desestimado, sólo para volver en 2016 ante un tribunal de apelación, que, creyendo que la dueña de la empresa estaba muerta, ordenó a su marido y a su hijo que pagaran daños y prejuicios. 

«Se hizo la muerta»

Por su parte, el abogado de la exempleada de Pouchain, ha acusado a la mujer de haber tenido que ver con su propia muerte, pues asegura que la mujer se hizo la muerta para tratar de evitar el litigio negándose a responder a la correspondencia. 

Jeanne, busca que la declaración judicial de su muerte sea declarada falsa, y ha negado las acusaciones del abogado de la exempleada. Asimismo, la mujer asegura nunca haber recibido una citación para asistir a una visita, por lo que no pudo impugnar ni la sentencia ni su nueva condición de persona fallecida.

Por otra parte, los tribunales examinan su caso nuevamente, por lo que Pouchain y su marido han recuperado la esperanza. La Corte de Casación, el tribunal más alto del sistema judicial francés, estudia su situación. La abogada de Jeanne tiene que demostrar la invalidez del documento judicial que dice que está muerta para anular el veredicto anterior que la describe como fallecida. 

«Quiero que el Estado me devuelva mi identidad. Me la quitaron. Quiero recuperar mi vida, recuperar a mi familia, a mi esposo, a mi hijo, mi vida social».

El caso de Jeanne Pouchain ha sido un proceso lento y espera que acabe pronto y así poder celebrar que ha vuelto a la vida. 

El Heraldo de México

Más artículos
Contagios por Covid-19 rebasan los 87 millones en el mundo
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!