¿Nacerá un nuevo VOLCÁN? Enjambre de SISMOS en desierto de Utah ALERTA a expertos

Please log in or register to like posts.

Un enjambre sísmico se registró desde septiembre de 2018 y hasta abril de 2019 en Utah, Estados Unidos, lo que levantó sospechas entre los científicos y geólogos, algunos se preguntaban si un nuevo volcán emergería de las entrañas de la tierra, mientras que otros aseguraban que se trataba de una amenaza que hasta aquel momento creían extinta. Los resultados de su investigación causó conmoción.


En su estudio encontraron que los eventos sísmicos sí estaban relacionados con una actividad volcánica, una que creían extinta desde más de mil años. Te hablamos del campo volcánico de Black Rock, ubicada en la zona del desierto de Sevier. Se trata de un antiguo sistema, según explicó Geophysical Research Letters.
En el artículo explican que las secuencias sísmicas fueron detectadas por sismómetros de la Red Sísmica Regional de Utah y por instrumentos del proyecto Utah FORGE. Tras una ardua investigación, los expertos encontraron que estos movimientos no fueron ocasionados por una actividad tectónica y que su origen era otro.
«El sistema está aún activo y que los terremotos fueron probablemente el resultado de un movimiento relacionado con fluidos en el área. Los terremotos podrían ser el resultado del líquido que presiona entre las rocas o de la deformación del movimiento del fluido que estresó las fallas superficiales», explicó la sismóloga María Mesimeri de la Universidad de Utah.

Sismos poco profundos

De acuerdo con los científicos, las señales sísmicas de los sismos en Utah fueron inusuales y no tenían las características de los terremotos tectónicos, por lo que tuvieron que descartar la posibilidad de que estuvieran relacionados con el colapso o la explosión de minas.
Confirmamos que los dos terremotos son poco profundos y encontramos una deformación superficial distinguible», señalaron.
También encontraron que el movimiento de fluidos volcánicos dentro del campo Black Rock, que podría tratarse de agua caliente o magma rocoso. Es importante recalcar que pese a que los eventos registrados pueden llegar a repetirse en el futuro, no hay una evidencia certera para considerarlo. Lo que sí confirmaron es que los sismos son un recordatorio de que Black Rock aún está activo y hay que prestarle «más atención».

POR: HERALDO DE MÉXICO

Deja una respuesta