China

‘Nihao Marte’: Robot de China conquista el planeta rojo

China logra posar el pequeño robot teleguiado ‘Zhurong’ en la superficie de Marte, el cual realizará un análisis del suelo y la atmósfera, y tomará fotos y cartografiará el planeta rojo

China logró este sábado posar un pequeño robot teleguiado en la superficie de Marte, un hito para el país asiático en una misión particularmente compleja que refleja sus aspiraciones espaciales cada vez más ambiciosas.

Pekín lanzó a finales de julio de 2020 desde la Tierra su misión no tripulada ‘Tianwen-1’, por el nombre de la sonda enviada al espacio.

Dicha misión está integrada por tres elementos: una sonda orbital (que gira alrededor del astro), un módulo de aterrizaje (que se posó en Marte) y a bordo el robot teleguiado ‘Zhurong’.

El módulo de aterrizaje Tianwen-1 se posó con éxito en la zona predefinida en Marte con el robot ‘Zhurong’ a bordo», informó la televisión estatal CCTV, que difundió una edición especial titulada ‘Nihao Huoxing’ (Hola Marte). 

La televisora precisó que se había recibido en la Tierra una señal.

El descenso culminó a las 7H18 (23H18 GMT del viernes) en una zona del planeta rojo denominada ‘Utopia Planitia’, una vasta planicie situada en el hemisferio norte de Marte, precisó la Agencia Espacial China (CNSA).

China ya había intentado enviar una sonda a Marte en 2011 en una misión conjunta con Rusia, pero el intento fracasó y Pekín decidió proseguir la aventura en solitario.

Posarse en el planeta rojo es particularmente complicado y muchas misiones europeas, soviéticas y estadunidenses no lo consiguieron.

En febrero, ‘Tianwen-1’ se había colocado en órbita marciana y tomó fotos del planeta rojo.

El sábado, consiguió posar el módulo de aterrizaje en Marte, lo que permitirá ahora al ‘Zhurong’ salir del mismo a explorar sus confines.

Realizar estas tres operaciones en una primera misión a Marte es un hito mundial.

Peligroso descenso

La llegada a Marte supuso un momento crítico

Una vez en la atmósfera del planeta rojo, el módulo de aterrizaje de ‘Tianwen-1’ desplegó un paracaídas para efectuar un peligroso descenso de varios minutos, explicó la agencia espacial.

El módulo se estabilizó luego a 100 metros por encima de la superficie, para identificar los obstáculos, antes de posarse finalmente.

Dada la distancia con la Tierra, ‘Tianwen-1’ tuvo que «posarse solo» sin ayuda exterior, explicó Chen Lan, analista del portal GoTaikonauts.com, especializado en el programa espacial chino.

El planeta rojo está situado a unos 200 millones de kilómetros de la Tierra, según la prensa china, y una señal tarda «18 minutos» en llegar.

Por tanto, «en caso de problemas, nadie en la Tierra hubiera podido ayudarle», precisó Chen.

Con un peso de más de 240 kg, ‘Zhurong’ tiene previsto realizar análisis del suelo, de la atmósfera, tomar fotos y cartografiar el planeta rojo.

China tiene experiencia en la materia, ya que ha desplegado dos pequeños robots en la Luna, los «Conejos de Jade» 1 y 2, en 2013 y 2019, respectivamente.

La misión a Marte también buscará eventuales señales de vida pasada.

‘Zhurong’ está equipado con paneles solares para su alimentación eléctrica y pretende estar operativo durante tres meses.

La sonda también cuenta con cámaras, un radar y láseres que le permitirán estudiar el entorno y analizar la composición de las rocas marcianas.

Llega al planeta rojo unos meses después de Perseverance, el vehículo explorador de la NASA, la agencia especial estadounidense, que se posó en Marte el 18 de febrero con la misión de buscar pruebas de vida pasadas.

El nombre de ‘Zhurong’ fue elegido tras un sondeo en línea y hace referencia al Dios del Fuego en la mitología china.

Un simbolismo justificado por la apelación china de Marte: «huoxing», literalmente «el planeta de fuego».

Ambiciones de todo tipo

China ha invertido miles de millones de dólares en su programa espacial para tratar de superar su retraso en relación a Europa, Rusia y Estados Unidos.

En 2003 envió a su primer astronauta al espacio y ha lanzado satélites tanto por su cuenta como para terceros.

En 2019 posó un vehículo en el lado oculto de la Luna, otro hito mundial. El año pasado, trajo a la Tierra muestras de la Luna.

El gigante asiático prevé de hecho establecer una gran estación espacial para 2022 y espera enviar hombres a la Luna en una decena de años. El primero de los tres elementos de la estación espacial lo lanzó a finales de abril.

Para concluir la construcción, China tiene previsto lanzar una decena de misiones, algunas de ellas tripuladas, aunque por el momento se desconoce el programa preciso.

La misión ‘Tianwen-1’ envió en febrero su primera imagen de Marte: una foto en blanco y negro que mostraba relieves como el cráter de Schiaparelli y el sistema de cañones del Valles Marineris.

Excélsior

Más artículos
Chiapas
Mujeres, clave en la estrategia de alfabetización en Chiapas
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!