Papa Francisco asegura que tener “perrhijos” en lugar de bebés es egoísta

El Papa Francisco aseguró que darle muchos más cuidados a las mascotas que a los niños es una forma de egoísmo.

El papa Francisco elogió la paternidad y la adopción durante la audiencia general en el Vaticano y lamentó que las mascotas tomen a veces el lugar de los niños. “Hoy vemos una forma de egoísmo. Vemos que algunos no quieren tener hijos. A veces tienen uno, y ya, pero en cambio tienen perros y gatos que ocupan ese lugar“, subrayó el Papa durante la primera audiencia general del año en la sala Pablo VI. 

En el marco del Día de los Reyes Magos, el pontífice exhortó también a las instituciones para que faciliten los procesos de adopción, de modo que el sueño de los niños que necesitan una familia y de las parejas que desean acogerlos se haga realidad. “La negación de la paternidad y de la maternidad nos menoscaba, nos quita humanidad, la civilización se vuelve más vieja”, dijo. El Papa volvió a criticar el llamado “invierno demográfico” y la “dramática caída de la natalidad” que se registra en numerosos países occidentales e instó a tener hijos o a adoptarlos.

Tener un hijo siempre es un riesgo, ya sea natural o adoptado. Pero más arriesgado es no tenerlo. Más arriesgado es negar la paternidad, negar la maternidad, ya sea real o espiritual”, recalcó el pontífice. Al final de la audiencia, como es habitual, el Papa asistió a varios números preparados por un circo con payasos, malabaristas, bailarines y músicos, en un ambiente festivo que contrastaba con el escenario solemne del Vaticano.

También arremetió contra los “conservadores”

El papa Francisco se refirió el jueves a los conservadores que se resisten a los cambios en la Iglesia Católica Apostólica Romana, lamentando que algunos entiendan la religión como autorreferencial y encerrada en una “armadura”.

En la fiesta de la Epifanía o día de los Reyes Magos, el Santo Padre pareció dirigir una crítica específica a quienes se han resistido a su decisión de restringir la misa tradicionalista en latín, diciendo que la liturgia no podía quedar atrapada en una “lengua muerta”.

“¿No estamos, desde hace demasiado tiempo, bloqueados, aparcados en una religión convencional, exterior, formal, que ya no inflama el corazón y no cambia la vida?”, dijo Francisco. “¿Nuestras palabras y nuestros ritos provocan en el corazón de la gente el deseo de encaminarse hacia Dios o son ‘lengua muerta’, que habla sólo de sí misma y a sí misma?”.

La misa en latín dejó de ser de uso generalizado tras el Concilio Vaticano II de 1962-1965 y fue sustituida por las lenguas locales. En julio, tras argumentar que la misa en latín estaba siendo explotada por los antirreformistas para dañar la unidad de la Iglesia católica, el Sumo Pontífice endureció las normas sobre cuándo podía celebrarse, revocando las decisiones de sus dos predecesores.

Desde entonces, algunos conservadores, incluidos obispos, han desafiado abiertamente al Papa, lo que ha dado lugar al último capítulo de lo que algunos han denominado la “guerra de la liturgia” de la Iglesia. La fe no es “una armadura que nos enyesa, sino un viaje fascinante, un movimiento continuo e inquieto, siempre en busca de Dios”, dijo Francisco. (Reporte de Philip Pullella; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

El Heraldo de México

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!