Papa Francisco: La migración es un escándalo social para la humanidad

El Obispo de Roma señaló que es un error común considerar la valentía como la virtud exclusiva del héroe, ya que en realidad, «la vida cotidiana de cada persona requiere valor»

El Papa Francisco durante la Audiencia General habló de la migración poniendo como ejemplo a San José cuando tuvo que huir a Egipto con Jesús y María para escapar de la orden de Herodes de asesinar a todos los niños recién nacidos.

“Pensemos en tantas personas que son víctimas de las guerras y que quieren huir de su patria y no pueden; pensemos en los migrantes que inician ese camino para ser libres y muchos fallecen en la calle o en el mar; pensemos en Jesús en los brazos de José y María, huyendo, y veamos en él a cada uno de los migrantes de hoy. La migración actual es una realidad a la que no podemos cerrar los ojos. Es un escándalo social para la humanidad”, declaró.

Francisco continuó su mensaje sobre la valentía: “Es un error común considerar la valentía como la virtud exclusiva del héroe. En realidad, la vida cotidiana de cada persona requiere valor”, definiendo a San José como un hombre valiente y justo.

«En todas las épocas y culturas encontramos hombres y mujeres valientes que, por ser coherentes con sus creencias, han superado todo tipo de dificultades, soportado injusticias, condenas e incluso la muerte. La valentía es sinónimo de fortaleza, que, junto con la justicia, la prudencia y la templanza forma parte del grupo de virtudes humanas conocidas como ‘cardinales'», expuso. 

El Obispo de Roma define como una lección la actitud de José que “reacciona ante el miedo con la valentía de confiar en la Providencia de Dios” y no como actúa Herodes.

“La vida siempre nos depara adversidades, esto es verdad, y ante ellas también podemos sentirnos amenazados, con miedo, pero sacar lo peor de nosotros, como hace Herodes, no es el modo para superar ciertos momentos”, dijo.

El Papa Francisco enfatizó que las personas pueden caer en la actitud de Herodes. “De hecho, todos podemos caer en esta actitud, cada vez que tratamos de disipar nuestros miedos con la prepotencia, aunque sea sólo verbal o hecha a base de pequeños abusos realizados para mortificar a los que nos rodean. También nosotros tenemos en el corazón la posibilidad de ser pequeños Herodes”, señaló.

El Heraldo de México

error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!