Pese a tragedia en Texas, miles de migrantes buscan llegar a pie desde México a EEUU

Cuatro días después de la tragedia de migrantes en Texas, miles de personas emprendieron este viernes un nuevo viaje a pie desde el sur de México hacia los Estados Unidos.

El grupo, en su mayoría hombres jóvenes centroamericanos, venezolanos y cubanos, muchos de ellos con su familia y niños pequeños, iniciaron el largo recorrido la madrugada de este viernes desde Tapachula, Chiapas, ciudad fronteriza con Guatemala.

Cuando se les preguntó sobre las 53 muertes de migrantes por el hacinamiento que padecieron dentro de una caja de un tráiler que fue abandonado en San Antonio, Texas, la gente de la nueva caravana expresó tristeza; incluso algunos dijeron que caminaban para evitar el peligro de tomar otros medios de transporte.

“Estamos de luto realmente […] Nos duele a todos”, dijo Moisés Vélez, un migrante de Venezuela.

Cabe mencionar que este 30 de junio, la Suprema Corte de Estados Unidos autorizó al gobierno del presidente Joe Biden cancelar el Programa de Protección al Migrante (MPP, por sus siglas en inglés), también conocido como “Quédate en México”.

El programa obligaba a los solicitantes de asilo a esperar su proceso en territorio mexicano, dificultando su acceso a representación legal y exponiéndolas en muchos casos a las redes de la delincuencia organizada.

Sin embargo, para muchos migrantes esta medida despierta cierta incertidumbre ante la falta de información, pues consideran que seguirán siendo rechazados por razones de la pandemia de COVID-19.

Para huir de la pobreza y la violencia de sus lugares de origen, cada año cientos de miles de migrantes centroamericanos atraviesan México para llegar a los Estados Unidos en busca de refugio y una mejor calidad de vida.

Sin embargo, la gran mayoría no lo logra al encontrar diversos obstáculos, como agentes aduaneros en las principales vías de comunicación; o incluso, grupos del crimen organizado, quienes aprovechan su vulnerabilidad para extorsionarlos.

Por ello, los migrantes han optado por salir caminando en multitudinarias caravanas desde Chiapas, pero otros prefieren pagar a traficantes de personas que los trasladan hasta la frontera norte en vehículos de carga, a menudo en condiciones de hacinamiento y sin alimentos ni agua.

Vespertino / Josid Penagos

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!