Retiran orden de aprehensión a agresor de Venustiano Carranza; víctima teme por su vida

El 31 de enero del año pasado, José Luis «N» interceptó con su coche a su expareja Daniela Hernández Montoya cuando se trasladaba al municipio de Venustiano Carranza, Chiapas; tras tenerla de frente, la apedreó e, incluso, hirió con un machete.

Durante ese hecho, registrado entre las 19:00 y 20:00 horas de ese domingo, a la víctima la acompañaba su cuñada Iris Alejandra López, quien también resultó con lesiones graves en piernas, brazos, cabeza y rostro. En ese momento, había decenas de testigos, pero nadie las defendió.

Sin embargo, no era la primera vez que Daniela era agredida, no solo psicológica sino físicamente por su excónyuge, con quien procreó un hijo (hoy de 9 años).

Por ello, tras recuperarse, acudió ante la Fiscalía de Distrito Centro en Chiapa de Corzo, instancia que abrió la carpeta de investigación 01006-106-0413-2021 por el delito de feminicidio en grado de tentativa.

La madre de la víctima cuenta que la situación se tornó «grisácea» porque, hace unos días, acudió a la Fiscalía de la Mujer, en Tuxtla Gutiérrez, para saber cómo marchaba el caso.

La sorpresa que se llevó fue que desde el pasado 24 de enero, una jueza ordenó que a José Luis «N» le retiraran la orden de aprehensión radicada en su contra y que, incluso, éste goza hoy de un amparo.

Pero no era la primera vez que Daniela denunciaba a su agresor. En la década que duró su relación con él, acudió como en varias ocasiones al Ministerio Público de su región para demostrar que era constantemente violentada. Sus denuncias nunca tuvieron una repuesta a su favor, pues se presume que el victimario «compraba» a las autoridades.

La víctima recuerda que en 2020 se separó de José Luis, pero éste no la dejó de hostigar, hasta que casi la mata a machetazos.

De la última agresión, Daniela recibió como cuatro pedradas en la cabeza, e incluso presentó una herida profunda entre la espalda y uno de sus brazos, por lo que requirió de 14 puntos, entre otras lesiones más.

De acuerdo con ella, el abogado de profesión, quien estuvo un año prófugo de la justicia, gozaría de algunas influencias, pues incluso es primo del exalcalde de Venustiano Carranza, Armando Trujillo Ancheyta, y además tenía el apoyo de otros familiares y de los ministerios públicos.

Tanto era su «poder» que, inclusive, no se llevaba a efecto el divorcio, pese a que Daniela sufría violencia doméstica y ese acto se tenía que hacer valer de forma necesaria. Hasta la fecha, la situación sigue igual: no se ha dado la separación legal. «Y eso que lo tramité desde el 2018, ¡imagínese!», dice.

Dentro del proceso, se celebró una audiencia, pero a ella le dijeron que no podía acudir para cuidar de su integridad; no obstante, el beneficiado fue su expareja.

En la actualidad, Daniela trata de rehacer su vida, pero el temor ronda en su mente, pues en cualquier momento José Luis la podría agredir, e incluso, como lo hizo en un par de ocasiones cuando estaban juntos, quitarle a su hijo a la fuerza.

No obstante que el agresor está amparado, ella advierte que no descansará hasta que se haga justicia, e inclusive acudirá con algunas organizaciones defensoras de mujeres para que alcen la voz ante este hecho de impunidad.

Pero a Daniela no solo le atormenta la libertad que logró su exesposo, sino que en los últimos días ha sido objeto de «burlas» por redes sociales, sobre todo de parientes y allegados a José Luis, quienes les dicen que no pudo lograr nada. «Como burla, que no gané, y que ya me quedé otra vez así».

De acuerdo con datos del Observatorio Feminista contra la Violencia hacia las Mujeres, Chiapas ocupó el sexto lugar en feminicidios, durante el año pasado, con casi 50 casos; además, se reportaron 24 homicidios dolosos contra mujeres.

En 2020, según la misma fuente, la entidad chiapaneca registró 176 muertes violentas de damas, de las cuales 66 fueron catalogadas como feminicidios.

Vespertino / Joss Penagos

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!