San Cristóbal atrapado en corrupción, violencia y vandalismo

  • Cinismo y falta de compromiso es lo que caracterizan a Mariano Díaz
  • San Cristóbal de las Casas, gobernada por Motonetos, el crimen organizado y los narcos menuditas. El alcalde, Mariano Díaz Ochoa, responsable directo, brilla por su ausencia.

San Cristóbal de las Casas, Chiapas; México.-De la histórica y colonial San Cristóbal de las Casas, solo quedó el triste recuerdo de haber sido, durante muchas décadas, una de las ciudades más emblemáticas del sureste mexicano pero que, desgraciadamente, cayó en las garras de las alcaldías de MORENA así como del PVEM , respectivamente: ambas han fracasado por completo en su gestión, permitiendo y solapando a la delincuencia y propiciando la destrucción total de la paz , así como la afluencia del turismo nacional e internacional.

Lo mismo sucedió con la ex alcaldesa, Jerónima Toledo, de MORENA, quien, con su total negligencia e incompetencia, permitió que el terror comenzara a prevalecer en la ciudad colonial. Hoy en día, con su actual alcalde, Mariano Díaz Ochoa , del PVEM, San Cristóbal tocó fondo…por completo. Ambos resquebrajaron los cimientos de tan bella ciudad colonial ya que, propios y visitantes están con pánico a caminar por sus empedradas calles ya que, en cualquier momento, sicarios, motonetos y narco menudistas «patrullan» la ciudad con armas de grueso calibre disparando a diestra y siniestra, sin que ningún elemento armado les ponga un «hasta aquí». Cabe recordar de que, a Mariano Díaz Ochoa, su actual alcalde, el cual gobierna por 3era. vez la alcaldía de San Cristóbal, se le atribuye el haber permitido, por lo menos, la creación de uno de estos grupos criminales. 

Todo ello ha sido considerado, sin lugar a dudas, como a una garrafal negligencia municipal, amén de que se estima que la anterior alcaldesa y el actual alcalde también, se vieron beneficiados, sustrayendo las arcas municipales debido a una zozobra deliberada y planificada para crear, precisamente, la actual anarquía y el caos total de lo que se llama, un municipio descalificado o fracasado. Solamente las más altas esferas del poder, podrían poner el orden total que la ciudadanía coleta exige y demanda.

El recuento de los daños:

Cuando Jerónima Toledo fue alcaldesa, durante sus tres primeros años de gobierno morenista, tuvo serias denuncias de corrupción en su contra, mismas que jamás fueron investigadas, precisamente por ser ella, de extracción morenista, pretendiendo, así mismo, su reelección. Sin embargo, las constantes denuncias en su contra, así como la manera de trabajar con el ex síndico municipal, Miguel Ángel de los Santos le perjudicaron a grado tal, que le fue rotundamente negada, tal reelección en San Cristóbal de las Casas. MORENA quedó, de esta manera, totalmente derrotada, lo que permitió el posterior triunfo de Mariano Díaz Ochoa. Sin embargo, él también fue denunciado desde su primer día de gestión municipal por fomentar la creación de los llamados grupos de choque (porros) para intimidar y dañar a sus opositores políticos o ciudadanos en general. Fue así como tales grupos creados (cual Frankestein) se rebelaron, forjaron sus propios intereses, dando lugar a los temibles Motonetos, quienes tienen incluso, denuncias a nivel nacional sin que, hasta la fecha, haya orden de captura contra sus cabecillas e integrantes. En suma, los porros, armados, se transformaron en los actuales motonetos.

Importante resulta señalar de que organizaciones de ciudadanos, exigen transparencia a su actual alcalde en San Cristóbal de las Casas, como en el caso de Jimena González Cadena, representante del Colectivo Ciudadanos y Ciudadanas por la Transparencia de San Cristóbal, quien declaró ante los medios de prensa, de que hasta hoy en día, manifestaron su intención de apoyar a la recuperación de la imagen y de la economía sancristobalense, dijo también de que el alcalde y sus regidores aceptaron verbalmente y promovían en los cabildos una transparencia en su gobierno, pero que cuando se acercaron para concretar dicho apoyo, les salieron con todo tipo de evasivas.

En resumen, a Mariano Díaz Ochoa, nada le importa, ni la economía ni mucho menos, la seguridad de los habitantes de San Cristóbal a grado tal que es normal, el día de hoy, se pueden encontrar cadáveres en las calles, ya que los grupos delincuenciales se han multiplicado, y es “normal” que ejecuten a cualquier ciudadano, extranjero o periodista incluso, tal y como sucedió con el homicidio en contra de Fredy López Arévalo. No en vano, ya algún periodista llamó, la “colombonización” de San Cristóbal.

Existe una declarada guerra por el narco menudeo que ha rebasado por completo la gestión del actual alcalde, Mariano Díaz Ochoa, a quien poco o nada le interesa el estado de violencia incontenible actual, ni mucho menos, recuperar la proyección nacional e internacional de la cual gozaba San Cristóbal de las Casas hasta hace pocos años.  

Como se recordará, en uno de los recientes enfrentamientos, hubo un saldo de tres víctimas por lesiones con arma de fuego, debido a un pleito en la zona sur de la ciudad de San Cristóbal, el enfrentamiento se originó por un accidente de tránsito, uno de los lesionados llamó al grupo de los motonetos , quienes llegaron a bordo de una gran cantidad de motocicletas, originando con ello, tal enfrentamiento arrojando un elevado saldo de heridos, todos ellos, indígenas quienes fueron atendidos por paramédicos de Protección Civil y llevados al hospital de las culturas.

Fue así como se hizo presente, personal de la Guardia Nacional, del ejército, de la Policía Estatal y municipal para desalojar a los motonetos pero sin la detención de ninguno de ellos y, por si fuera poco, se dieron detonaciones de armas de fuego para intimidar a los uniformados, precisamente para evitar ser arrestados.  

Ello originó que los más de cien motonetos aterroricen a la ciudadanía (a pie o en autos) de la zona norte de San Cristóbal de Las Casas, dándose “el lujo” de patrullar la ciudad, ante militares y policías uniformados quienes, sencillamente, o están pintados de adorno en la pared, o bien, brillan por su ausencia ya que, cuando los ciudadanos llaman a los números de emergencia nadie de la Policía Estatal y municipal de San Cristóbal se hacen presentes. Es decir, se les considera como a los derrotados, a los sometidos por el crimen organizado.

Por su parte, Ana Elisa López Coello, próspera comerciante de San Cristóbal de las Casas declaró anteriormente, ante la prensa, de que no hay atención a la seguridad y que a raíz de las constantes balaceras, se está dañando el turismo y el comercio de la otrora Ciudad Colonial, lo que perjudica a todos, ya que San Cristóbal vivía precisamente, de la derrama económica que originaba el turismo nacional e internacional.

No está demás señalar de que, desde el 2020 al 2022, los motonetos se han enfrentado, a tiros, en más de diez oportunidades, con la base de la Policía Municipal (en el Barrio de San Antonio) e incluso secuestraron a funcionarios para canjearlos por sus cómplices (detenidos con prisión preventiva).

Nadie olvida, por ejemplo, la imagen de un motoneto apuntando al celular de Ana Paula Ruiz de los Santos, instantes antes de dispararle y ocasionarle la muerte, el pasado 20 de febrero de 2022 para robar la motocicleta de su hijo. Cabe destacar de que los Motonetos son indígenas provenientes de distintos municipios, lo mismo que de comunidades del municipio de San Cristóbal, son aproximadamente 100 delincuentes, entre los 15, 20 y 25 años de edad, portando armas cortas y largas.

Para “cerrar con broche de oro”, y en el colmo de la burla, baste recordar lo dicho recientemente por el propio alcalde de San Cristóbal de las Casas, Mariano Díaz Ochoa, de que, si él, no ponía el orden, entonces presentaría su renuncia como alcalde (está en su 3era. gestión) . La ciudadanía solo espera a que realmente, la Fiscalía General de la República y la Fiscalía de Chiapas; hagan su labor al respecto ya que, en las redes sociales se critica fuertemente el hecho de que las autoridades que, en lugar de combatir al crimen organizado, ceden a las amenazas de tales criminales que intentan controlar San Cristóbal debido precisamente, a lo que ellos llaman su triunfo ante la seguridad municipal y estatal.

¿Hasta cuándo la sociedad san cristobalense soportará el estado de terror bajo el cual sigue secuestrada la otrora Ciudad Colonial? ¿Hasta cuándo el alcalde se dignará transparentar su gestión y poner orden total? ¿Hasta cuándo las autoridades competentes, enorgullecerán a sus compatriotas mexicanos, comportándose a la altura de las circunstancias y poner, tras las rejas, de una vez por todas, a todos los grupos criminales que pululan en San Cristóbal? ¿Hasta cuándo habrá alguien que asuma dignamente la alcaldía de San Cristóbal de Las Casas, sin anteponer intereses mezquinos de enriquecimiento, corrupción ni mucho menos, asociación delictuosa?

Karla Yuridia

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!