“Sobrevivimos a una noche que pudo ser el fin de Ucrania y Europa”

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó el ataque de Putin a Zaporiyia, la principal central nuclear del continente; ésta pasa al control de las fuerzas rusas

Luego de la alarma que causó en Europa el incendio por proyectiles rusos en la central nuclear de Zaporiyia, al este de Ucrania, anre el temor de una nueva catástrofe radiactiva, el Consejo Nacional de Segurida de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tuvo una reunión de emergencia, a solicitud del primer ministro británico, Boris Johnson, quien consideró la la acción como una de las “más brutales” a las que ha recurrido el presidente Vladimir Putin.

Durante la sesión, los miembros del Consejo condenaron el ataque a la central nuclear como irresponsables y contrarios a las normas internacionales.

“Las operaciones militares alrededor de instalaciones nucleares y otras infraestructuras civiles no son sólo inaceptables, sino altamente irresponsables… Ucrania conoce demasiado bien la devastación que un gran accidente nuclear puede causar.

Hacemos un llamado a que las acciones militares de la Federación de Rusia en territorio ucraniano se apeguen a los principios de derecho internacional y al principio de proporcionalidad de las acciones que afectan a la infraestructura civil, en particular las instalaciones nucleares, los equipos y materiales radioactivos

Juan Ramón de la Fuente
Representante permanente de México ante el Consejo General de la ONU

“El desastre de Chernobyl en 1986 es un duradero ejemplo de por qué es vital asegurar que todas las plantas nucleares tienen los estándares más altos de seguridad”, señaló la responsable de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz del organismo internacional, Rosemary DiCarlo, quien abrió el encuentro.

En su turno, la embajadora de Estados Unidos, Linda Thomas-Greenfield, advirtió que el mundó evitó “gracias a Dios, una catástrofe nuclear”.

“Gracias a Dios, anoche, el mundo evitó, por poco, una catástrofe nuclear. Todos esperamos a respirar de alivio mientras observábamos cómo se desarrollaba la horrible situación en tiempo real”, manifestó.

La representante estadounidense también declaró: “Fue increíblemente imprudente y peligroso, y amenazó la seguridad de los civiles en Rusia, Ucrania y Europa”.

Gracias a Dios, anoche, el mundo evitó, por poco, una catástrofe nuclear. Todos esperamos a respirar de alivio mientras observábamos cómo se desarrollaba la horrible situación en tiempo real. Fue increíblemente imprudente y peligroso y amenazó la seguridad en Rusia, Ucrania y Europa

Linda Thomas-Greenfield
Embajadora de EU ante las Naciones Unidas

La embajadora también solicitó al gobierno de Putin retirar sus tropas de la planta nuclear.

Durante la sesión, en la que no se contemplaba votar ninguna resolución, México llamó al cese al fuego inmediato y a que las acciones militares de Rusia se apeguen a los principios de derecho internacional y al principio de proporcionalidad de las acciones que afectan a la infraestructura civil, en particular las instalaciones nucleares los equipos y materiales radioactivos, ya que es preocupante el incendio que proyectiles provocaron en la planta nuclear de Zaporiyia.

Así lo manifestó Juan Ramón de la Fuente, representante permanente de México ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

“El disparo de proyectiles contra o en las inmediaciones de una central de energía nuclear viola el principio fundamental relativo a la integridad física de las instalaciones nucleares que deben mantenerse seguras en todo momento y ante cualquier circunstancia”, sostuvo.

Por lo que aseveró que “no se justifican las actividades militares en estos sitios. Son instalaciones nucleares claramente identificables, atacarlas está expresamente prohibido por el derecho internacional humanitario. La seguridad física de las instalaciones nucleares debe salvaguardarse siempre”.

Rusia ha estado de manera deliberada involucrada en un ataque armado sobre esta central nuclear”, lo “que supone una violación de los acuerdos internacionales del Organismo Internacional de Energía Atómica… hemos sobrevivido a una noche que hubiera podido poner fin a la historia de Ucrania y Europa

Sergii Kislitsia
Embajador de Ucrania ante la ONU

Y es que alertó que “si bien la información indica que los reactores nucleares no fueron afectados y que los niveles de radiación no han incrementado, esto no disminuye la gravedad del incidente ni las posibles consecuencias que se derivarían en caso de una afectación mayor”.

Pues reprochó que a poco más de una semana de haber iniciado este conflicto ya hay 1.2 millones de refugiados, las consecuencias de un accidente radiológico que libere material radioactivo serían tan graves que resulta imperativo tomar todas las medidas que estén a nuestro alcance para evitar.

Al final de la sesión, el representante de Ucrania, Sergii Kislitsia tuvo un acalorado encuentro con su homólogo ruso, Vasili Nebenzia, y acusó a Rusia de haber cometido un “terrorismo nuclear”.

“Rusia ha estado de manera deliberada involucrada en un ataque armado sobre esta central nuclear”, lo “que supone una violación de los acuerdos internacionales del Organismo Internacional de Energía Atómica”, espetó.

Repitiendo las palabras de su presidente, Volodimir Zelensky, el embajador Kislitsia reiteró: “hemos sobrevivido a una noche que hubiera podido poner fin a la historia de Ucrania y Europa”.

En la sesión, el representante ucraniano volvió a insistir que se cierre el espacio aéreo de su país a los aviones rusos o que entreguen aviones a Ucrania, como una manera de crear una zona de exclusión aérea, sin embargo, la OTAN reiteró que las aeronaves no van a intervenir en esa nación.

De acuerdo con la agencia nuclear de la ONU, el ataque contra la instalación Zaporiyia, al este de Ucrania, no provocó escapes radiactivos a pesar de que un edificio de la instalación llegó a incendiarse como consecuencia de los ataques tras la ofensiva rusa.

Occidente califica de “crimen de guerra” ataque a central

Estados Unidos calificó este viernes de “crimen de guerra“ el ataque de Rusia a la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania, en tanto, líderes del Grupo de los 7 condenaron el acto y demandaron que Rusia cumpla con su “obligación” de respetar el derecho humanitario internacional.

“Es un crimen de guerra atacar una planta de energía nuclear. El bombardeo de Putin a la planta nuclear más grande de Europa lleva su reinado de terror un paso más lejos“, publicó la Embajada de Estados Unidos en Ucrania.

El ataque causó preocupación en todo el mundo, pues evocó el recuerdo del peor desastre nuclear de la historia, ocurrido en la central ucraniana de Chernóbil.

Al respecto, el presidente francés, Emmanuel Macron, se dijo “sumamente preocupado por los riesgos” que pueda comportar la invasión rusa sobre la seguridad de las centrales nucleares en Ucrania y propondrá “medidas concretas” para atajarlos.

“Rusia y Ucrania deben hallar un acuerdo” sobre la base de esas propuestas, que se ciñen a los criterios del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), para “asegurar juntas la preservación de la seguridad” de esas centrales, dijo este viernes la Presidencia francesa en un comunicado.

En tanto, los ministros de Exteriores del G7 –Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Italia, Japón, Canadá y Alemania, presidente de turno– condenaron este viernes “los ataques contra civiles ucranianos y contra infraestructuras civiles” por parte de Moscú y urgieron a Rusia a poner fin a los ataques, en particular “en las inmediaciones de centrales nucleares ucranianas”.

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!