Son más de 150 muertos por inundaciones en Europa; 135 en Alemania

Este sábado las aguas dejadas por las torrenciales lluvias se han retirado de gran parte de las regiones afectadas, lo que ha dejado a la vista la magnitud de los daños causados

Con el descenso de las aguas que dejaron las torrenciales lluvias de esta semana en Europa ha quedado a la vista la magnitud de la catástrofe que hasta este sábado se ha cobrado la vida de más de 150 personas en el viejo continente; la cifra de víctimas mortales se ha incrementado conforme los cuerpos de rescate siguen brindando apoyo a los habitantes afectados en la región oeste de Europa y continúan con la búsqueda de supervivientes entre los escombros. 

El escenario es desolador y la devastación se ha vuelto visible conforme retroceden las aguas de los ríos y riachuelos; del total de víctimas 135 han muerto en Alemania. En la región de Ahrweiler, al oeste del país y una de las zonas más afectadas, más de 90 personas perdieron la vida y las autoridades temen que pueda haber más fallecidos

Otras 43 personas fallecieron en el vecino estado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado del país, mientras que el centro nacional de crisis de Bélgica confirmó este día 24 decesos, no obstante, también agregó que es posible que esta cifra se incremente con el paso de las horas.

Angela Merkel realiza una gestión virtual de la crisis

La canciller alemana, Angela Merkel, visitará este domingo la región afectada, de vuelta el viaje oficial por Estados Unidos, en donde la sorprendió la catástrofe, que la forzó a una gestión virtual de la crisis. Desde ahí ha estado «en continuo contacto» con las autoridades regionales y con su equipo de Gobierno, han explicado fuentes gubernamentales.

Los dos estados federados afectados son Renania Palatinado -donde se confirmaron ya unos 90 muertos- y Renania del Norte-Westfalia, el más poblado del país y al que corresponde el resto de víctimas hasta ahora notificadas. La atención se ha centrado en este último «Land», cuyo primer ministro, Armin Laschet, es a la vez el candidato del bloque conservador a suceder a la canciller.

Hasta su estado se trasladó hoy el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier -socialdemócrata, aunque formalmente dejó en suspenso su militancia al asumir el cargo- y que ayer, viernes, en una declaración institucional, llamó a la unidad nacional, a la solidaridad y a acelerar la lucha contra la crisis climática.

Hoy repitió este mensaje desde Erftstadt, uno de los distritos más castigados por el temporal que ha afectado a esa parte del país y la vecina Bélgica. Laschet, por su parte, insistió en que su «Land» tiene uno de los programas medioambientales más ambiciosos del país, frente a las críticas de Verdes y ambientalistas que le acusan de concesiones a los consorcios energéticos.

Entre el escombro y los rescates

Los estragos por unas inundaciones de «dimensiones históricas», en palabras de Laschet, empezaron a revelarse el jueves, jornada que se cerró con 50 fallecidos confirmados. Se teme que el balance final sean aún mayor, dada la enorme destrucción provocada por las aguas y corrimientos de tierras.

En la ciudad de Heinberg, cercana a la frontera con Países Bajos, hubo que proceder anoche a evacuar a cientos de personas tras romperse un dique de contención.

En otras poblaciones afectadas empezaron las labores de desescombro. Se avanza entre el miedo a lo que surgirán bajo las montañas de tierra, casas destruidas y todo tipo de enseres, y la esperanza por los pronósticos meteorológicas, ya que no se prevén más precipitaciones destacables este fin de semana.

Se trabaja asimismo incansablemente por restablecer los servicios básicos. Unos 100 mil habitantes siguen sin suministro eléctrico, el tráfico ferroviario permanece seriamente afectado o cortado, en los puntos más álgidos, lo mismo que algunas carreteras.

Los mayores daños se han producido al desbordarse afluentes del Rin, el Mosela y otros grandes ríos de la región, incapaces de absorber el volumen de las aguas.

El punto más castigado es el distrito de Ahrweiler, vecino a la ciudad de Coblenza. Se trata de la cuenca del Ahr, afluente del Rin y uno de los puntos álgidos de estas inundaciones.

A la espera de un paquete de ayudas

El Consejo de Ministros abordará previsiblemente el próximo día 21 un paquete especial, en el que se contemplan tanto ayudas directas a los afectados como a la reconstrucción de las infraestructuras arruinadas en la región.

En ello juega un papel más que relevante el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, aspirante socialdemócrata a la cancillería, además de vicecanciller en la gran coalición de Merkel. El titular de Finanzas ha estado omnipresente estos días en las zonas afectadas y ya ha manifestado que no se escatimarán recursos.

Hasta ahora no hay una evaluación ni siquiera aproximada de la cuantía de los daños. En las inundaciones de 2013, menos dramáticas pero que afectaron a ocho de los 16 «Länder» del país, el Ejecutivo aprobó un paquete especial de 8 mil millones de euros.

Hay consenso general en la necesidad de acelerar la lucha contra la emergencia climática, caballo de batalla prioritario y esencia programática de los Verdes, segundos en intención de voto -tras los conservadores de Laschet- de cara a las generales.

Annalena Baerbock, aspirante verde a la Cancillería, también se ha desplazado a las regiones inundadas y recordado desde ahí que sus alertas sobre la emergencia climática no surgen, de pronto, por efecto de la inminencia de la tragedia.

Laschet, quien tuvo una gestión errática en los peores momentos de la pandemia, contraria a la línea cautelosa de Merkel, tiene ante sí una nueva oportunidad desde su posición de líder en el «Land» y sucesor «natural» de Merkel. Scholz, por su parte, podría por fin despegar en los sondeos, que hasta ahora le relegaron a la tercera posición, tras los Verdes. 

El Heraldo de México

Más artículos
Una familia de Diez: Mariana Botas y Jessica Segura viven aterradora experiencia paranormal
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!