Biden

Tenemos mucho que restaurar y sanar: Joe Biden

Biden; Nueva York. En una inauguración como ninguna otra –por ser realizada justo dos semanas después de una intentona golpista, en medio de una pandemia con 400 mil muertos, una de las crisis económicas más graves de la historia, una capital en estado de alerta por la amenaza de “terroristas domésticos” y la notable ausencia de un público masivo y del mandatario saliente–, Joseph Robinette Biden Jr se convirtió en el presidente 46 de Estados Unidos.


Kamala D. Harris es ahora la primera vicepresidenta (más de un siglo después del movimiento que ganó el derecho al voto de las mujeres) y la primera afroestadunidense y asiática en ocupar el puesto (hija de madre inmigrante de India y padre jamaiquino). Pronunció su juramento a la jueza de la Suprema Corte Sonia Sotomayor, la primera latina en el máximo tribunal de la nación.


Pero el día también fue definido por marcar el fin de la era de Donald Trump, cuya ausencia fue notable –primer presidente que no asiste a una inauguración de su sucesor desde 1869– y cuyo legado es un país bajo sitio por crisis de salud, económica, política y social.


La diferencia se vio, sintió y escuchó de inmediato; la retórica política, la diversidad de los asistentes, las propuestas y primeras acciones en el estreno del nuevo gobierno, el elenco de artistas, líderes religiosos, y sobre todo una joven poeta invitando a un futuro diverso, marcaron un retorno a cierto nivel de “civilidad”, así como una promesa de un futuro diferente donde el racismo, la xenofobia y la guerra contra migrantes, el medio ambiente y la ciencia dejaron de ser el eje del Poder Ejecutivo. Se verá si los cambios prometidos se cumplen, pero por lo menos se empezó la labor de lavar la mancha fascistoide de los últimos cuatro años.


La ceremonia de investidura se realizó, como siempre, en un lado exterior del Capitolio con vista a todo el parque central de Washing-ton conocido como el mall, con el protocolo tradicional, y las decoraciones patrióticas empapando el escenario junto con la música de la banda militar. Estaban presentes legisladores y los integrantes de la Suprema Corte, también los ex presidentes y primeras damas Bill y Hillary Clinton, George W. y Laura Bush y Barack y Michelle Obama (Jimmy Carter no pudo asistir) y el ahora ex vicepresidente Mike Pence (quien llegó a esta ceremonia pero no a la despedida final de su jefe ayer por la mañana).


Pero ya se notaba algo diferente en el hecho de que Lady Gaga fue invitada a cantar el himno nacional, y Jennifer López interpretó una versión de This Land is Your Land, del cantautor rebelde Woody Guthrie (aunque no cantó los versos más radicales), fusionado con America the Beautiful, aunque en medio interrumpió con un verso en español declarando “una nación para todos”.

Por la Jornada

Sobre Nosotros

Es un periódico que se publica solo de Lunes a Viernes en la capital chiapaneca y todas las noticias que se generen
en el transcurso de la mañana se imprimen al medio día, es el primer periódico de la tarde en el Estado.
Expone sus páginas con información fresca y veraz la cual es responsabilidad de cada uno de sus reporteros y articulistas.

Mira la Edición Impresa de Hoy

Más artículos
Cliente mata a cajera en EU tras discutir por cubrebocas
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!