Vuelve ‘la Tomatina’, la guerra de tomates de un pueblo de España

Unas 15.000 personas participaron en esta batalla en que se usaron 130 toneladas de tomates maduros como munición.

‘La Tomatina’, la popular batalla de tomates del pueblo español de Buñol (este), que atrae a miles y miles de turistas, volvió este miércoles a mediodía tras dos años de suspensión por la pandemia.

Unas 15.000 personas participaron en esta batalla en que se usaron 130 toneladas de tomates maduros como munición, según datos del ayuntamiento, y que tiñó de rojo las calles y las ropas de los participantes, que suelen vestirse de blanco.

Muchos llevaban gafas de sol, de natación o de buceo para evitar salpicaduras en los ojos, mientras los tomates eran descargados por camiones que recorrían las calles, o directamente lanzados a la gente desde lo alto de los vehículos.

«Vamos a ‘la Tomatina’ porque es lo más loco que vimos acá», dijo Patricio, un turista mexicano, a la televisión local A Punt.

«Teníamos muchísimas ganas de retomar nuestra querida fiesta, el poder tirarnos tomates y soltar toda la adrenalina que llevamos acumulada en estos dos años», explicó a la prensa María Vallés, concejal de Turismo de este pueblo de 9.500 habitantes.

La batalla dura una hora, seguida de una fiesta que se alarga hasta la noche, y atrae a gente de todo el mundo, pero este año no hubo lleno total y no se vendieron las 20.000 entradas disponibles, algo que Vallés atribuyó a las restricciones por el coronavirus que todavía rigen en algunos países.

El origen de la fiesta se remonta a una pelea, ésta de verdad, ocurrida en la fiesta mayor de 1945, que acabó con los participantes lanzándose los tomates de una frutería. Debió gustarles, porque sigue haciéndose, aunque las autoridades no la veían inicialmente con buenos ojos.

No faltan las críticas de quienes consideran ‘la Tomatina’ un desperdicio de comida, de las que se defendió la concejal Vallés.

«Mucha gente piensa que se tira comida», dijo Vallés a la radio RNE, pero «es un tomate que se planta adrede para ‘la Tomatina’, y si no se hiciera ‘la Tomatina’, ni se plantaría».

«Gracias a ‘la Tomatina’, muchos agricultores tendrán un mejor invierno», sentenció.

La razón

Arriba
error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!